Diseño Argentino en Escena: NYFW SS2014

Una vez más el diseño argentino pisó la pasarela neoyorquina para dejar una marca con sabor a tango. Seis diseñadores presentaron sus colecciones Spring-Summer 2014 en el Lincoln Center desde la Ciudad de Nueva York y en el marco de la semana de la moda de una de las ciudades más influyentes en este aspecto.

Fabián Zitta, Mariana Dappiano, Viviana Uchitel, Tenáz, Marcelo Giacobbe, Agostina Bianchi y Daniela Sartori desplegaron parte de sus antologías. Desde lo cítrico y metalizado hasta lo autóctono, pasado por el blanco y negro y jugando con las morfologías, las formas y las texturas. 

Fabián Zitta eligió una paleta de colores basada en el amarillo, salmón, blancos y los plateados, con destellos metalizados en los detalles y líneas arquitectónicas que se conjugan con géneros vaporosos. La propuesta retoma el desconstructivismo y sutileza que caracterizaron su obra con una serie de prendas que en suaves volúmenes y diagonales futuristas que se cruzan con curvas orgánicas construyen una colección fabulosa por donde se la mire.

Mariana Dappiano, por su parte, denomina a su Colección "Pluma" y está inspirada en lo etéreo y liviano. Imágenes de la naturaleza que se fusionan con pinceladas y acuarelas. El espíritu oriental influyó en el diseño textil y las siluetas envolventes. Kimonos, pantalones anchos, vestidos cruzados y camisas asimétricas son los ítems que más definen a esta colección.

Por otro lado, Tenáz, llevó a Manhattan las líneas simples y holgadas junto con estampadas que demarcan delicadeza. Una mujer audaz e intrépida que despliega una sofisticació a partir de la simpleza y la sutilidad.

La famosísima "Fuente de las Neireidas" de Lola Mora sirvió de inspiración para la Colección Verano 2014 de Marcelo Giacobbe. La desnudez, fluidez y el nacimiento de Venus, primeras pieles bordadas con vidrios. Una visión cruda sobre el amor. Una línea bridal y pret-a-couture que incluye organza de seda, cuero de oveja, sedas etéreas, tules, critales y vidrios antiguos en tonos celestes, rosas, crudos y negros con dejos metálicos y apliques.

Viviana Uchitel   jugó con los estampados etéreos con reminiscencias autóctonas y fuertes conexiones con la tierra y lo natural. Una propuesta significativamente interesante en el diseño argentino inspirada en las sombras y trabajada en degradée.

Finalmente Daniela Sartori, toma el blanco y negro y se los apropia para jugar con las formas, descontracturarse y llevar el minimalismo al máximo.