JT Spring 2016: Asumir el desafío de lo distinto

JT por Jessica Trosman es el resultado de una colaboración entre la diseñadora y la artista, ella por ella misma. Un juego de sensaciones, perspectivas y reminiscencias que se plasman en una antología que se presenta como tal y no como una Colección, alguien que no tuviera la sensibilidad de apreciar el arte por sí mismo sería el único que podría enmarcarla en algo como eso, Jessica es JT y JT es Jessica.

Para este verano la propuesta tiene varios puntos de partida, primero la silueta y luego las proporciones, ambas son importantes para sumergirse en el mundo JT y descubrir los detalles de confección y moldería que aparecerán a lo largo de las prendas y concretarán su pensamiento “La idea surge básicamente a raíz de un chaleco de pescador que es, al mismo tiempo, de guerra y que encontré hace un año en Londres lleno de texturas. Esta prenda basó la idea, que queda bastante punk, power y a la vez más moderna, más Berlín”  su impronta incluso se transmite en el lookbook a cargo de Luciana Val y Franco Musso, con una mujer joven con un make up más oscuro y un estilismoa cargo de David Polak, que mezcla lo punk, la calleal mismo tiempo lo glamoroso.

Jessica Trosman hace foco en la tecnología y en la transformación, una JT que solo se descubre por placer. Para los amantes de la moda y del diseño de autor, esta colección erigida sobre un espacio industrial y con fuertes influencias geométricas, superposición de capas y volúmenes, más un juego textil de primera línea será sin dudas una exquisitez. JT establece también una colaboración con la artista plástica Luna Paiva, y desarrollan en conjunto una selección de miniaturas de bronze en base a las esculturas de Luna “Una reproducción de miniaturas”.

HIGHLIGHTS

De su verano Jessica selecciona la prenda que, en su opinión, será el protagonista indiscutido, una bomber que se transforma en un trench realizado en organza, seda, y satén, un conjunto de telas que en una sola prenda significan la impronta JT.

Su Fashion show dejó por sentado que ningún cabo ha quedado suelto. Con una pasarela mucho más chica que lo habitual, la puesta propone un juego de luces que hace que las modelo se vean healthy y rozagantes. Su spring es una apuesta a lo distinto a ser generoso y tener valor.

Augusto Graciano reinterpreta en un Fashion Illustarion, un dibujo que comienza a lápiz y papel, y luego continua con color digital y una composición de fondo que acompaña y realza la ilustración, de la prenda que se llevó todas las miradas de pasarelas. Un vestido camisa con imágenes de Luis Ropero sublimadas.