NYFW 2016 Fall Collections Vol. 2

C A L V I N  K L E I N

En sus primeros 10 años para Calvin Klein, Francisco Costa fue minimalista y amante de lo neutros y las superficies sin adornos con siluetas arquitectónicas. Aún así, algo cambió la temporada pasada cuando se introdujeron estampados y joyas al cuerpo con un marcado sentido de “embellishement”. Este fall tiene mucho de eso y de lo otro, vestidos con impresiones, adornos, y a la vez neutralidad y ligereza.

C A R O L I N A  H E R R E R A 

Su fin, ver a las mujeres lucir más bellas, pero de una manera real, no en el pasado. Su difelidad hacia su palabra llevó a Carolina Herrera a experimentar con bordados en 3D en materiales como el cuero y pequeñas lentejuelas, canutillos y adornos en tela. Buscó aumentar la sensación de fluidez y dar una visión moderna al vestir.

C H R I S T I A N   S I R I A N O

¿Cuál es su gracia? Las prendas de pnto para la noche. Esa fue la premisa (algo cuestionable) de Christian Siriano para su Otoño. Inspirado por el hilado del artista estadounidense Shela Hicks, este diseñador decidió incorporar los tejidos en punto par prendas de noche de una manera muy singular, sexy y femenina. Aunque este no fue el único disparador de su Colección, en medida que también pudimos ver impresiones digitales en vestidos ajustados en citricos y pliegues con las magníficas botas de caña alta de phyton.

M O N I Q U E   L H U I L L I E R

En su colección las imágenes no llevan directamente a Talitha Getty, las señales de su musa estarán presente a lo largo de la pasarela de una manera exléctica y excéntrica. Vestidos de gasa adornados en oro, brillos psicodélicos, colores electricos en crepe y seda e hilos plateados hicieron y construyeron los conjuntos finales, un exceso que a tono con Lhuillier no es tan exceso. Piezas con fuerza con un gran enfoque en la ropa de exterior y tejidos de punto para su Kistch Fall 2016.

V I C T O R I A  B E C K H A M

En la búsqueda de su otoño perfecto, Victoria Beckham encuentra la inspiración en su estilo evolucionado. Plasma sus prendas pensando en los años 90, entendiendo que el poder de la silueta de reloj es la base de su principio. Regresa, también,  al corsé reelaborado, el corpiño adecuado para el día y telas diseñadas para abrazar la figura de una mujer.