Hermès y su nueva boutique en Avenida Alvear

“Mi interés por las plantas y los dioramas empezó a partir de unos viajes que hice al Paraguay. Crecí con la fantasía de la selva paraguaya. Mi papá (el fotógrafo Rolando Paiva) hacía viajes por el Paraná y hoy yo continúo ese camino con mi lenguaje y comparto silenciosamente con él esta exploración
— Luna Paiva

Hermès reabre las puertas de su boutique en Buenos Aires en el 1901 de la Avenida Alvear. Con una vidriera intervenida por la artista franco-argentina Luna Paiva, la selva paraguaya deja posar entre sus hojas a grandes clásicos de la maison francesa, su kelly y su birkin, que esta vez conviven con esculturas de broce de cactus y aloe veras.

Hermes-Buenos-Aires-05.jpg

Una casa más grande con lugar para hospedar sus distintos metiers, zapatos, carteras, colecciones de hombre y mujer, perfumes, accesorios, marroquinería, relojes y la colección de pañuelos de seda y productos para el hogar en una tienda de 110 metros en una de las avenidas más magníficas de la ciudad (y ex esquina de Louis Vuitton)

Para el proyecto de las cuatro vidrieras de Hermès les presenté los dioramas y unas esculturas en bronce de plantas del desierto. A través de las vidrieras había que contar la historia del naturalista francés Aimé Bonpland que descubrió y documentó 60.000 ejemplares de plantas desconocidos en Europa y que finalmente se quedó a vivir en Argentina. Es una historia apasionante que además une Francia con Argentina”
— Luna Paiva