C H R I S T I A N D I O R | Haute Couture Shows Automne-Hiver 2015/2016

PARÍS - Raf Simons hace una descripción de la Colección Couture para Christian Dior un tanto particular, para él el todo es producto de una mirada con muchas perspectivas y escenarios; una iglesia, un jardín y una disco en Ibiza. Cada escenario compone una prenda y cada prenda a su vez tiene influencias de los otros; una construcción a base de paneles pintados que emulan ventanas, colores que remiten a flores y cristales que nos muestran el ingreso a la noche de esa isla del sur de España.

La alfombra púrpura funcionó a la perfección como una alucinación festiva, "Dior es siempre un cuento hadas, sin importar lo que esté haciendo" dijo Simons minutos previos al Fashion Show de París. En cuanto a la colección, las mangas tuvieron un tratamiento especial de la casa Dior, convirtiéndose en el centro de coordinación, con accesorios colgantes... La silueta dior, construida y deconstruida en varias oportunidades, vuelve con su cintura demarcada en el ADN de la maison.

Los abrigos merecen una mención aparte, una inyección con marca Simons que deja en claro cual será su herencia en Dior. Una línea principal drapeada y escultórica con reminiscencias flamencas, un peso aterciopelado y mangas oversize. El proceso de diseño de éstos comenzó como una manta en cuadrado en el cual se cortaron espacios cuyo resultado concibió híbridos: capas y sacos,  sin dudas espectacular. Hubo sustancia, pero no movimiento. Un contraste entre la ligereza y el peso.

En cuanto al jardín, el mismo estuvo inspirado en el fantástico jardín de las delicias del pintor flamenco El Bosco, en él, el contraste entre Adán y Eva, el Paraíso y El Purgatorio, en el cual fueron arrojados cuando desobedecieron a dios. La pasarela púrpura del show fue salpicada con enormes objetos imaginados por Simons como "El Fruto Prohibido". Este ha sido un Fashion Show a la altura de las circunstancias. J'Adore Dior!