Alexander, Mary & Roksanda – R E S O R T 2016

LONDRES – El Resort, esa temporada que nos plantea un presente con bosquejos de futuro, lo que podríamos usar ahora, adelantándonos a la próxima estación. Las formas, los colores, los contrastes y patrones nos indican que si bien estamos en invierno (o verano en el hemisferio norte) siempre hay tiempo para pensar en las medias estaciones, las que influencian en cierta medida las colecciones futuras, cuyas reminiscencias se ven en los próximos fashion shows.

R O K S A N D A   I L I N C I C

Conocida por su audacia en los colores y las formas geométricas, la diseñadora serbia con base en Mount Street, Londres ha continuado con su enfoque demarcándolo en pantalones ligeros y vestidos de lana de alpaca. Figuras que se basan en la desconstrucción inspiradas en el siglo 20 y el moviento de arte cubista popularizado por Pablo Picaso y Georges Braque. Predominan los colores rosa, turquesa, coral y rojos, mezclados con negros, blancos y beige o en colorblock. Ya sea a través de objetos, como instrumentos musicales o los paisajes urbanos, la total abstrancción cubista se eleva a nuevos niveles de interpretación gráfica de la vida real. Well done Roksanda!

M A R Y   K A T R A N T Z O U

Oh, Mary! En su colección crucero, la Sra. Katrantzou quiso evocar un sentido de “facilidad” en contraste con los diseños más elaborados en el pasado Invierno y Verano. Los diseños, sin embargo, siguen destacando la manera llamativa de diseñar de Mary, el color y la impresión junto con las fluidez femenina: Maxidresses, pliegues y prendas en movimientos se funden con el Op-Art y la igeniería floral del siglo 20.

A L E X A N D E R   M C Q U E E N

Finalmente, luego de decantar los colores, Sarah Burton da un ligero toque de actitud con vestidos de longitud media junto con chaquetas de peplum. El renacimiento primaveral (el florecimiento), la esperanza en la nueva vida, esos son los instintos guía de esta colección. El mismo amor que siempre unió a Alexander McQueen con la naturaleza implicada intrincadamente con lo macabro.

Le Brutalisme Français en Louis Vuitton Cruise Collection

La idea del brutalismo, tal como lo dice su nombre, es expresar los materiales en bruto, geometrías angulares y repetitivas en apariencia áspera y sólida. Es a partir de esto que Nicolas Ghesquière imaginó una mujer pura, pero a la vez fuerte y dura, para la Colección Resort 2016 de Louis Vuitton.

Con esto de fondo, no nos debería extrañar la elección de la locación, una casa de hormigón inspirada en las hormigas diseñada por John Lautner para Bob & Dolores Hope en Palm Springs.

Con alrededor de 800 invitados, entre periodistas, celebridades y clientes, las modelos desfilaron por un Catwalk zigzagueante entre concreto, chapa y cristal con el escenario de California marcando el contraste.

En cuanto a la colección en sí, Ghesquière respetó al filo de la letra la tendencia de esta media estación, una recorrida arquitectónica por superficies solidas y caladas en colores consistentes; nude, verdes, grises y rojos. La rigidez en las carteras de estilo baúl y una marcada evolución de la silueta Vuitton. En términos temporales, podríamos decir que estaríamos situados en la década del '70 pero remixados en 2016.

El giro aquí se pone en las maxi faldas y en las botas militares con el clásico monogram de la maison. Cinturones triangulares, entrecruzados y en cuero junto con una cintura muy delimitada. Los zapatos también responden a la paradoja de la contradicción; por un lado oxfords con superficies limpias, sutilmente dibujados y tacos transparentes (que hacen alusión al cristal), y por el otro el militar look al estilo parisino.

Si bien el main topic pasa por la arquitectura, Nicolas Ghesquière no se olvida de la parte comercial, y en contraposición a lo crudo, incorporada estampados monocromáticos que si bien se alejan del eje, tampoco rompen con la armonía de la colección.