Miu Miu Spring 2016

PARIS - Desde siempre las colecciones de Miuccia Prada han tenido un tinte político y a la vez pervertido, siempre ha sido así, pero sobre todo ahora. Miu Miu viste la primavera en nylons con aspectos kitsch superpuestos sobre sweaters, camisas de algodón a cuadros y estolas de piel, un poco de invierno quizás... A simple vista, nada de esto tenía sentido, quizás no lo tenga, y ese es exactamente el punto de Prada; un Miu Miu completo de irracionalidad "Los tiempos en los que nos encontramos son entremos. Hay conservadurismo tanto en la derecha como en la izquierda, pero la gente escapa de ella, atraída por las creencias religiosas extrañas, los clubes subterráneos  o la música".

Como sucede menudo con Miu Miu, los conjuntas parecían haber sido hechos para estar separados, capa por capa, y absorbidos en el guardarropa de una mujer que le dará el el sentido que desee. Las formas de estilo de alta costura son también extremas, más editoriales que reales, tanto que hasta las más ambiciosas bloggers no se atreverían a desfilar con un total look frente a los fotógrafos de street style. La demencia se hace presente en la superposición de piezas, mujeres que puede ser vistas olvidando el orden en el que van las prendas, un camisón por encima de una camisa por ejemplo. Son algunos pasos en los que el delirio de la casa italiana lo lleva hacia el excentricismo.

Por otro lado, estaban las botas, las magníficas botas. Una gran atracción de esta temporada que trabajó fuertemente la decoración en el calzado. Las Ballerinas pensadas para los más conservadores incluso tenían ese toque de "confusión" en sus lazos al tobillo (que no coincidían), las tiras, los cuellos de las blusas y los tutús, todos dentro de esta colección se pensaba como una mini colección en si misma. Hay un método para la locura de Miu Miu después de todo.