B A L E N C I A G A Spring 2016

PARIS - Tras tres años como director creativo de Balenciaga, el periodo de Alexander Wang ha llegado a su fin.  Bailando y chasqueando se lo vio en el cierre del Fashion Show en París. Su colección fue más libre que cualquiera de las que realizó para la casa. Más blanca y tierna que nunca, en tonos marfiles que desfilaron suavemente sobre zapatillas de encajes, tejidos naturales como el lino, algodón, y gasa.

Los trabajos sobre esta colección comenzaron inmediatamente luego de que se haya hecho el anuncio de que Wang y Balenciaga no renovarían su contrato como director creativo. En su momento Wang sostuvo que estaría reorientando toda su atención en su sello firma -Alexander Wang®- quizás este fue el motivo por el cual su conciencia se aflojó y reflejó su marca personal en esta Colección.

Tan relajados fueron sus vibraciones que logró trasladarlas a su trabajo en nidos de abeja, fruncidos y destellos de alta costura con mucha luz en un colección ready to wear. En una casa que es conocida por la innovación, Wang decidió pensar de manera opuesta en telas y formas que se sienten flexible y simples pero se acercan a lo artesanal en este Spring.